Quim Navarro: de Lima a Río en 73 días y 5.850 kilómetros

El aventurero de Granollers dormirá al raso, atravesará selvas y ascenderá montañas, llevará una mochila de 50 kilos y confiesa que tiene “miedo al Zika”

El día 1 de junio, en Lima (Perú), Quin Navarro se calzará las zapatillas, se colocará en la espalda una mochila con 50 kilos y echará a correr hacia el Este, camino de Río de Janeiro, donde espera llevar 73 días después, mientras se celebran los Juegos Olímpicos. Es una prueba de autosuficiencia, sin ayudas externas, sin vehículos de apoyo. Dormirá al raso tres o cuatro horas diarias y hará aguadas en ríos o glaciares.

Del Océano Pacífico al Atlántico. Correrá por Nazca, Machu-Pichu, las cataratas de Iguazú. “No sería necesario pasar por allí, pero no hacerlo sería un sacrilegio”, cuenta. Una aventura. Atravesará selvas y desiertos, ascenderá montañas… Todo con la vista puesta en El Corcovado, el Cristo que preside la próxima ciudad olímpica. Toda una aventura, en la que perderá unos 15 kilos.

Atravesará, por cierto, un territorio que está atemorizado por el Sika, ese mosquito que inyecta un virus peligroso y que está poniendo en jaque a los Juegos de Río. “Por supuesto que tengo miedo, pero espero protegerme bien, tratar de evitar el peligro”, dice Quin, nacido en Granollers hace 33 años.

Ya tiene experiencia en aventuras, como la Transpirenáica, que no pudo terminar a causa de un esguince, o el Camino de Santiago. Pero este es el mayor reto de su carrera deportiva, que nació cuando era pequeño y frecuentaba el Pirineo y sus colosales cumbres.

Lleva dos años preparando esta travesía, una auténtica Odisea cuya Ítaca es El Corcovado. “He estado allí con guías locales, estudiando el recorrido  “He visto que era difícil, pero posible. Y que había que hacerlo en autosuficiencia o no hacerlo”, relata Kim Navarro.